La morera es un tipo de árbol que se usa con frecuencia para decorar espacios o para formar un resguardo de los rayos solares de manera natural. En definitiva, es un árbol de sombra ideal para el verano.

Morera

Como es la morera?

La morera, Morus alba o Morera blanca, es un tipo de árbol con un tamaño bastante contenido porque no supera los 15 metros y que destaca por presentar un crecimiento inicial muy rápido, siendo esta una de las explicaciones principales por la que se lo usa de modo ornamental.

Es un árbol con una copa globosa que se extiende, acepta las podas de buen modo, consigue resistir a las inclemencias del ambiente y sus hojas caducas son muy grandes. Debe su origen a Asia Oriental, pero se introdujo en distintas partes del mundo por su capacidad para adaptarse.

Morera

Características de la morera

Tamaño – Es muy difícil que supere los 15 metros de altura, así que se lo define como un árbol contenido o pequeño.

Copa – Se extiende bastante y es globosa, una de las razones por las que le ofrece al hombre una muy buena sombra.

Hojas – Son muy grandes y caducas. Son un alimento que le encanta a las orugas. Pueden ser de una forma lobulada con unas cuantas marcas, por ejemplo.

Frutos – Son de color blanco o rosado si ya han madurado y bajo ninguna circunstancia van a ser negros como sí sucede con el moral o morus nigra. Los frutos de este árbol son comestibles, pero los de la morera negra son de un sabor mucho más agradable.

Uso ornamental – Se sugiere a las personas que busquen esta posibilidad que opten por los pies masculinos o aquellos que no tienen frutos, más que nada porque el suelo del jardín o del área no se va a manchar.

Florecimiento – Ocurre durante abril y los frutos en mayo, esto pensando en el hemisferio norte.

Resistente – Es una variedad que destaca por ser muy resistente a las sequías, contaminación, plagas o a unas condiciones que sean complejas en el suelo.

Morera

Cuidados de la morera

Ambientación – Lo ideal es que el árbol sea plantado y se lo cuide en una zona aireada, más que nada para las raíces no se vayan a asfixiar por una mala selección.

Suelo – La sugerencia es que se trate de un suelo con el pH neutro para que se adapte sin problemas.

Resistencia al ambiente – Es una clase de árbol que puede afrontar condiciones muy difíciles para otro tipo de especies, resaltando que no le afectan las heladas o una temperatura alta.

Iluminación – Es un árbol al que le gusta la luz y este es un factor que posibilita un crecimiento más rápido. Además, no hay que olvidar que es una fuente de sombra perfecta para la humanidad.

Riego – Al estar joven hay que regarlo de una manera moderada, así que lo más probable es que se pueda abastecer por su cuenta. De todos modos, con un encharcamiento las raíces se van a dañar y se enfermará.

Poda – Es un árbol que acepta las podas en un muy buen grado, así que no será difícil formar una copa ancha con él que sea atractiva a la vista. El momento perfecto para la poda es al estar en la parada vegetativa en invierno.

Plagas – No es algo preocupante, pero sí se pueden dar episodios sin tanta relevancia de cochinilla o pulgón.

Fruto de la morera

El fruto de la morera va a depender según sea la especie en particular que se esté observando. De todos modos, en términos generales es de una tonalidad blanca que se hace rosada según vaya madurando. Las personas la usan para la preparación de mermeladas, tartas, pasteles y en ocasiones vino.

En ciertas regiones el fruto de la morera se mezcla con otro tipo de frutas que sean frescas para la elaboración de platillos más complejos. Para la vida silvestre es un alimento común si se trata de aves y venados.

Morera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *